Entrevista a Carlos Aisa, CTO en Kiteris

Sobre mi vida

¿Quién es Carlos Aisa?

Una persona tenaz y tozuda con unas ideas y valores que van alineadas con los objetivos de dar lo mejor siempre y en cada actividad que realizo en mi vida.

 

¿A qué te gusta dedicar tu tiempo si no estás trabajando?

A arreglar o mejorar cosas simples y no tan simples. Instalar una solución domótica, equilibrar las aspas de un ventilador de techo, arreglar el cuero del volante del coche, hacer un secreter… Ese tipo de tareas DIY domésticas me ayudan a desconectar y mantener mi mente ocupada en tareas creativas o reflexivas.

 

¿Cuáles son tus tres bandas de música favoritas?

No sabría decir, realmente es el 90% de la música de los 80 (Cyndi Lauper, Whitney Houston, Bonnie Tyler…) pero como tengo que decir tres bandas, las que más me han podido influenciar serían Queen, Roxette y ACDC.

 

¿Cuál es tu libro favorito?

Tengo dos y entre ambos, tampoco sabría por cual decidirme. Por un lado, El Nombre De La Rosa de Umberto Eco, que bebe de las mejores obras de Conan Doyle pero con el ingenio y originalidad de basarse en una época más oscura, que le sienta como un guante a una novela detectivesca.

Por otro lado, Los Pilares De La Tierra, coincide con el anterior en la ambientación religiosa medieval, pero ahí acaban sus similitudes. Las intrigas, ambiciones y abusos de poder siguen vigentes hoy en día de forma similar a como El Arte De La Guerra de Sun Tzu sigue vigente a través de las guerras comerciales de nuestros días.

 

¿Cuál es tu serie favorita?

Hoy en día se hacen (o hacían hasta hace poco) las mejores series a nivel de producción, medios, actores y los guiones solían estar a la altura, pero una trama tiene una introducción, nudo y desenlace; y por desgracia, parece que no saben rematar nunca el desenlace. El final de las series actualmente suele dejar mal sabor de boca por no saber dar un final acorde a la trama. Y en el último año la calidad ha caído hasta el punto de cancelar series y realizar despidos masivos porque están teniendo récords de audiencias en negativo.

Así pues, me decanto más por el anime, que no está sujeto a restricciones y tiene total libertad creativa. Dentro del anime, el mejor exponente, en mi opinión, sería Neon Genesis Evangelion. Y eso que tiene un final difícil de entender, pero aun así es más coherente con la trama que los finales de las series actuales.

 

¿Cuáles son tus aficiones?

Principalmente serían tres:

  1. Coleccionar temas relacionados con mis aficiones de crio; maquinitas de los 80 o 90, cartas de juego, cartuchos de consola antiguos y ese tipo de cosas.
  2. Jugar con mis hijos al Minecraft, construir ciudades enormes en survival, donde podamos jugar juntos online.
  3. Por último, cocinar. Es una afición que cada día me apasiona más. Por ejemplo, hacer una paella, pero de las de verdad, con su fume con pescado, gambas, galeras, azafrán, ñoras y muy importante, su salmorreta. Nunca haría un arroz con colorante, limón y cuatro gambas y mejillones. Y con la misma dedicación todo lo que se me ocurra; Marmitako, Judiones de la Granja, Bacalao a Brás, Ramen…

 

¿Cómo te describirían tus amigos?

Supongo que alguien con quien se puede contar, porque soy, si no la primera, sí de las primeras personas a las que acuden para contar un problema, proyecto o iniciativa de cualquier índole.

Por otro lado, algunos de mis amigos me tacharán de ser demasiado rudo o directo. Aunque en mi opinión, si realmente estimas a alguien tienes la obligación de decir la verdad por cruda que esta sea. El ‘Tatemae’ es la opción correcta para otros ámbitos. Aunque por desgracia, muchos se aferran al sesgo de confirmación y no les gusta que les digan nada que contradiga sus ideas o actos.

 

¿Qué habilidad te gustaría perfeccionar para llegarla a dominar totalmente?

La oratoria. Si bien por mi trabajo estoy acostumbrado a exponer, dar charlas y ponencias. Creo que tengo vocación por la enseñanza y me apasiona hacer que la gente comprenda temas que en principio les pueden costar entender o mostrar nuevos conocimientos que les puedan aportar de una forma u otra. Así que, todo lo que me ayude en ese sentido personalmente me resulta muy satisfactorio.

 

¿Cuál sería un buen título para tu autobiografía?

Quizás “Huyendo de la deformación profesional y la resistencia al cambio”… Un poco enrevesado, dejémoslo mejor en “Aventuras y desventuras de un idealista cabezón”.

 

¿Cómo definirías tu tipo de sentido del humor?

Principalmente socarrón. Por ejemplo, me gusta decir que el viernes es el día más triste de la semana y por el contrario el lunes el más feliz, lo cual es evidente que se trata de un chascarrillo con ironía… O casi porque eso esconde una verdad relativa. Si consideras que solo los dos días de la semana que no trabajas son felices y el resto son tristes, quizás estás enfocando mal tu vida. Pero volviendo al tema que nos ocupa, me gusta ser socarrón, pero sin inmiscuir a nadie, salvo a mí mismo y a los socios de Kiteris, que por su naturaleza, es deber moral hacerles protagonistas de burlas y chascarrillos.

En lo laboral

¿Cuál crees que es la mejor característica que debe tener un CTO?

El director técnico es una figura en la que recae una serie de responsabilidades en las que repercute la salubridad de una empresa que se dedica total o parcialmente a áreas del sector tecnológico. Dicho lo cual el peor vicio que he visto en otros CTO que han fracasado es los prejuicios o el cerrarse a lo que no dominan. Es muy habitual ver como un CTO recién incorporado a una empresa, pide cambiar la tecnología que conoce todo el equipo de desarrollo de la misma, por una distinta solo porque es la que el propio CTO conoce pese a los perjuicios que le supone a la empresa de costos y tiempo ese cambio cuyas ventajas están por verse. Y esa decisión está basada en prejuicios y desconocimiento, y no en un estudio sesudo, objetivo y pormenorizado de ventajas y desventajas de cada tecnología.

Por tanto, podemos deducir de lo expuesto antes, que una gran virtud en un CTO es estar abierto a nuevas ideas, tendencias y tecnologías auto imponiéndose un hándicap que penalice a lo que está acostumbrado para tratar de ser lo más objetivo posible.

 

¿En los próximos años, cuál crees que será el papel de la tecnología en los procesos de innovación en vuestro sector?

En Kiteris nos hemos visto envueltos en los proyectos más vanguardistas que podemos imaginar, Cloud con escalabilidad, automatizaciones DevOps con CI-CD, arquitecturas hexagonales, metaversos, proyectos de realidad aumentada.

El Machine Learning y la base de la auténtica IA, la auto programación con herramientas como AlphaCode mejorarán y comenzarán a aterrizar poco a poco y los desarrolladores tendrán que adaptar sus conocimientos más allá de los lenguajes y frameworks que conocen, yendo a un nivel superior y dejando la programación simple al nivel que tiene el lenguaje ensamblador hoy en día.

 

¿Cómo logras motivar al equipo de desarrollo en los proyectos?

La motivación en los equipos de desarrollo tiene dos enfoques, por un lado, recompensar el esfuerzo y la implicación; y por otro, integrarse en un proyecto que represente un reto y un avance en los conocimientos técnicos del desarrollador. 

El primero se debe cubrir mostrando que las personas que se ve que tienen una mayor implicación, proactividad, capaces de estudiar no solo lo que les podamos recomendar sino aquello que en su proyecto les va a aportar y levantar la mano para hacernos llegar sus ideas, deben ver recompensada su actitud progresando dentro de la empresa a puestos de más responsabilidad o referencia, con todos los beneficios que dicha promoción pueda conllevar.

Por otro lado, en la parte del reto e innovación del propio proyecto en sí, la tarea no es fácil. Hay proyectos que pueden no suponer un reto por estar basados en tecnologías no punteras precisamente, donde hay que buscar la forma, como mínimo, de implementar nuevos Frameworks, o más aún, ver si alineados con el cliente, pueden ser migrados a tecnologías más acordes a la actualidad tras el correspondiente análisis de viabilidad.

En el lado opuesto tenemos proyectos muy innovadores que llegan a asustar, debido a la complejidad, a los desarrolladores, en ese sentido hay que brindarles el mejor apoyo e implicar al mejor talento que sea posible como referente.

 

En esta nueva realidad del teletrabajo, ¿cómo manejas equipos y proyectos de forma remota?

A la antigua usanza no. Hoy en día existen diversas metodologías de gestión de personas mucho más adecuadas que la simple orden-mando. Para algunos perfiles que necesitan ser supervisados constantemente puede ser todavía un modelo válido, pero cuando se emplea en recursos con talento, capaces de ser autónomos y resolutivos, lo único que consigues es la desmotivación y generar la indeseada rotación.

El trabajo por objetivos, muy adecuado para recursos que deben realizar tareas complejas y de alto nivel como los arquitectos y la más reciente gestión mediante capacitaciones, para equipos de trabajo, han demostrado ser mucho más efectivas, productivas y crear mejor ambiente laboral. Un manager que es capaz de gestionar sus recursos bajo estos modelos tiene muchas más probabilidades de tener un equipo cohesionado y productivo.

 

¿Qué herramientas consideras que son imprescindibles para desarrollar tu trabajo?

Varían en función de los distintos roles que como CTO debo realizar.

Como mentor y referente en tecnologías en Kiteris y distintos clientes, debo tener los IDE adecuados para cada proyecto. Como herramienta base que utilizamos en común en los distintos proyectos y distintas tecnologías tendríamos el Visual Studio Code, que ya es el editor de código más extendido entre todos los programadores de cualquier tecnología y se ha convertido en estándar de facto.

Por otro lado, en las labores de análisis y estudio de proyectos, hay que usar junto con las consabidas herramientas para presentar informes y documentación (Word, PowerPoint, Excel…) otras enfocadas a la creación de diagramas de software como Visio o Draw.io y, si se tercia alguna más enfocada a la métricas y mediciones de pruebas de carga, estrés, etc.

Finalmente, y no por ello menos importante, en la gestión del personal se ha agregado a nuestros gestores de RRHH como Talent, el uso de la herramienta HappyForce que nos permite conocer mediante encuestas internas, la imagen que tienen los empleados de Kiteris y donde debemos enfocarnos en mejorar como empresa.

 

Si se puede contar, ¿cuál ha sido el mayor reto o proyecto al que te has enfrentado en Kiteris?

En un inicio en Kiteris, tuve que tomar una decisión difícil en un proyecto crítico que lideraba y gestionaba yo personalmente. 

Estábamos en un proyecto que había quedado a medias por parte de otro proveedor del cliente, y este había dejado una desviación considerable. Nosotros entramos en ese cliente para revertir la situación y en determinado punto tuve que tomar una decisión determinante, mantener el desarrollo de la capa de datos tal y como estaba, o tirar abajo toda esa parte y crearla con un ORM nuevo. Haciendo una regresión lineal en base al ritmo de desarrollo que llevábamos salía la entrega a seis meses, y teníamos que entregar un producto viable en 3 meses. Tras unos días analizando números, pros y contras llegué a la conclusión que no íbamos a llegar con lo que teníamos, así que mandé al equipo borrar toda esa parte que nos penalizaba y empezar de cero con el mapeo de las casi 300 tablas. El equipo de desarrollo estaba asustado ante la magnitud del cambio que suponía esa decisión, pero como podrás imaginar salió notablemente bien, se entregó a tiempo ese MVP.

 

¿Qué le recomendarías o qué consejo le darías a una persona que quiere empezar a trabajar como desarrollador en Kiteris?

Cualquier persona que vaya a trabajar en Kiteris (o en otra empresa) debe desechar, si las tiene, ciertas ideas preconcebidas. Por ejemplo, está extendida la creencia de que, para aprender una nueva tecnología, framework o metodología se debe entrar en un proyecto donde se haga uso de la misma sin necesidad de aprender antes todo lo posible sobre esta… Craso error, entrar de tal manera a un proyecto sin haber adquirido antes los conocimientos adecuados, sólo producirá frustración y un sentimiento de ser incapaz de trabajar en un proyecto de tal envergadura, lo cual es falso. No le falta capacidad al desarrollador, lo que le falta es una base sólida para desempeñarse correctamente.

Por otro lado, no se debe rechazar tecnologías por no sentirte a gusto con las mismas; sería como no querer aprender inglés porque no nos sentimos cómodos viéndonos forzados a aprenderlo. Comenzar a aprender un idioma implica un inicio poco apetecible puesto que la falta de conocimiento hace que no podamos utilizarlo con formas de entretenimiento (libros, películas, etc.) a las que ya estamos acostumbrados en nuestro idioma materno. Pero una vez pasada la barrera de los conocimientos intermedios se torna una práctica entretenida. Este concepto debe aplicarse de igual forma en el mundo tecnológico.

 

A nivel personal, ¿cuándo empezó esta relación con Kiteris?, ¿cómo surgió la idea de incorporarte al equipo de Kiteris?

Hace algo más de cinco años, estaba viviendo en Andorra por motivos laborales, y desgraciadamente ese precioso país no estaba interesado en perfiles de arquitectura u otros perfiles de alto nivel técnico, solo en tareas de programación sin tener en cuenta ideas que pudiesen mejorar sus procesos, al menos yo no encontré ninguna empresa interesada, así que decidí buscar algún empleo fuera de Andorra. 

Había hecho entrevistas en Irlanda, Holanda, para la OTAN en Luxemburgo…, y donde menos intención tenía de recalar era volviendo a España. Ya había residido medio año en los EEUU por motivos laborales y deseaba seguir enriqueciendo mi experiencia internacional, pero por motivos del destino terminé hablando con Manuel Peña, y me convenció haciéndome ver que su proyecto era el más atractivo pese a carecer del incentivo internacional.

 

¿Cómo te ves en el futuro dentro de Kiteris?

Nuestro crecimiento sostenido, me hace pensar que cada vez habrá que delegar más en profesionales que sean capaces de realizar tareas de alto nivel. Esto, unido al objetivo de dar una carrera profesional a las personas más comprometidas dentro de la empresa, hace necesario la formación de las personas para que puedan desarrollar tareas como arquitectos o expertos, capaces a su vez de realizar estudios y análisis técnicos en las etapas iniciales de los proyectos más avanzados.

Así pues, veo mi futuro formando a profesionales que puedan ser a su vez mentores y referentes de los desarrolladores del futuro de la compañía.

 

¿Cuál es el clima laboral dentro de Kiteris?, ¿se trabaja en equipo?

Llevamos varios proyectos en diversos clientes, y eso afecta a la forma de trabajar en cada proyecto, pero debo decir que mayoritariamente sí, se trabaja en equipo, incluso en proyectos de consultoría que requieren de una sola persona buscamos que tengan otras personas de Kiteris como apoyo, aunque estas no estén implicadas directamente en ese proyecto.

Por otro lado, en cada proyecto creo que el clima es excepcional. Cuando hago una entrevista busco no solo que el candidato tenga unos conocimientos suficientes que no le hagan sentirse desbordado cuando entre en un proyecto, sino también una personalidad, una forma de ser que sea compatible con el resto de los miembros del equipo.

No vale solo tener un ambiente laboral “joven y dinámico” como anuncian muchas empresas, hemos de ofrecer un ambiente libre de conflictos donde impere el respeto y el desenfado. Tener personas que por su forma de ser o por creerse amenazadas por un nuevo compañero, tratan de una forma no adecuada a dichos compañeros es una actitud incompatible con la filosofía Kiteris.

 

¿Cómo es tu relación con los socios de Kiteris?

Es un trato cercano y una relación fluida y abierta. Hay que tener en cuenta que los socios de la empresa son unos grandes profesionales con una dilatada experiencia profesional no solo como empresarios sino como expertos en el negocio, pero el salto generacional está ahí y entre mis cometidos está saber ponerme en el lugar de los socios y en el de un personal técnico sometido a mucha presión, mucha más de la que existía en el sector cuando yo empecé hace ya muchos años.

Y tras ponerme en el lugar de los socios y de los compañeros que sacan ese arduo trabajo debo intentar lo más difícil, hacer entender a unos y otros la visión de la parte contraria, lo cual no siempre es tarea fácil.

 

¿Qué opinas de los valores de Kiteris?

Los valores de Kiteris empiezan por su lema, que es toda una declaración de intenciones – La pasión por el servicio –. Y obviamente no hablamos de cualquier servicio en la media del mercado, hablamos de un servicio sobresaliente, y el mejor servicio solo te lo puede dar el mejor talento posible, y los equipos de profesionales con la mejor capacitación. Eso es lo que nos define, lo que nos diferencia de la mayor parte de empresas del sector, y lo que ha constituido el pilar principal que ha garantizado nuestro éxito incluso en los momentos difíciles en el mercado como fue la terrible pandemia que sufrimos todos y que tanto afectó a las empresas.

Las peticiones de nuevos proyectos y el crecimiento de equipos por parte de nuestros clientes son una muestra clara que en Kiteris nuestros valores nos están llevando a trabajar en la dirección correcta.

Kiteris

Ayudamos a nuestros clientes a optimizar sus procesos de negocio.

All author posts